¿Por qué debemos reponer nuestros dientes perdidos?

¿Por qué debemos reponer nuestros dientes perdidos?

Hoy en día existen muchos tratamientos para las afecciones que nos pueden aparecer en los dientes, y así, la mayoría problemas dentarios reciben el tratamiento oportuno para evitar su pérdida y conservar nuestros dientes sanos.Pero es el odontólogo, con su diagnóstico, el que debe considerar la viabilidad de los posibles tratamientos para rehabilitar el diente afectado. Desafortunadamente, hay casos en los que los dientes están demasiado afectados y que, además de su futuro incierto, mantenerlo en la boca podría comprometer a los dientes vecinos. En estos casos está indicada la extracción dentaria.

Tras la pérdida dentaria, el contorno del diente extraído empieza a sufrir cambios. En primer lugar hay una remodelación de la zona y, en unas semanas, la encía circundante logrará cerrar el hueco (alveolo) que dejó el diente. Bajo la encía también se irá regenerando el hueso.

La dentadura completa constituye un conjunto de contactos y presiones entre los dientes y demás estructuras que componen el tercio inferior de la cara (músculos y huesos maxilares), obteniendo un equilibrio de fuerzas y tensiones.

Al extraer un diente se pierde la estabilidad del contacto dentario y, poco a poco, los dientes se empiezan a desplazar, de forma indeseada, por las tensiones recibidas de los dientes y estructuras vecinos.

1 – Los dientes de la misma arcada al extraído se separan y se giran, creándose espacios interdentarios, aumentando la concentración de placa bacteriana y restos alimenticios, facilitando así la aparición de caries dental.

2 – Inclinación de los dientes buscando el contacto del diente perdido, por lo que se disminuye el contacto oclusal con los antagonistas y se crean puntos prematuros en la masticación.

3 – Los dientes antagonistas sobre erupcionan, o lo que es lo mismo, crecen más buscando el contacto del diente perdido, empeorando la oclusión y la estética, ya que se verán esos dientes más largos. Al crecer los dientes variará el contacto con los dientes vecinos y se crearán más espacios de acúmulo de alimentos.

4 – Se tenderá más a masticar por el otro lado sobrecargando esos dientes facilitando las afecciones dentarias.

5 – Ruidos y chasquidos en la articulación de la mandíbula (ATM) pudiendo dar lugar a trastornos con sintomatología e incluso, mal desarrollo en edades tempranas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies